martes, 8 de septiembre de 2009

Ecoamor: La cestita maravilla y el saca-todo

Algo que me encanta es la gran carga artesanal de México, sin embargo con los nuevos materiales y las nuevas producciones en masa y todo lo que seguro ya saben sobre el consumismo, muchos artesanos han dejado de lado su actividad, se ha perdido calidad y variedad e información valiosa de nuestra identidad.

De entre este cosmos de arte, la cestería es algo que aun podemos encontrar casi a la mano y con precios todavía accesibles, de buena calidad, durable, colorido y sobre todo más ecológico (espero que la especie vegetal en cuestión no esté en peligro de extinción). A mí me encanta este material, me gustan los tapetes (o petates) para que mis hijos jueguen sobre ellos, me gusta la fibra vegetal porque es caliente y fresca, porque se puede lavar y porque al final no tardara 500 años en desintegrarse, y para quien quiera más durable, inlcuso ahora los artesanos ya trabajan la fibra sintética.

Y ya específicamente, las cestas de diversos tamaños que pueden conseguirse sirven para un sinfín de utilidades, pero esta vez quiero compartirles una que a mí en lo particular me ha gustado y funcionado mucho. La cestita maravilla guarda-todo-para-cambiar-un-pañal (cremas anti rozaduras, talco, agua, aceite de bebe, algodón, etc.)

Y ahora un nuevo uso, mi hijo que está en sus 8 meses es él: saca-todo de todo-lugar yo le había acondicionado una cajita con múltiples tipos de juguetes que puede chupar y que mantengo limpios con el fin de que los saque pero llego una canastita mas a nuestra casa de un tamaño excelente y rápidamente la acondicione para ser la canasta saca-todo.

Consigan sus cesta y a imaginar…ah! Y por favor no regateen a un artesano…las cosas cuestan mucho, respeten su trabajo. Yo por lo pronto ya les traeré nuevos proyectos con cestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada